Qué hacer en caso de quemaduras por líquidos o artefactos

La evolución y consecuencias de las quemaduras en el cuerpo van a depender de la profundidad, ubicación y tamaño de la lesión.

18 Julio, 2016Noticias Comentarios

18/07/2016, Por Hospital SEMESUR


En 2015, la cantidad de niños que llegaron a emergencias por quemaduras fue muy alto. Una de las principales causas, sobre todo en niños pequeños, es el volcamiento de líquidos calientes desde hervidores y ollas. Las zonas del cuerpo más expuestas son cara, manos, tórax, abdomen y muslos.
Para prevenir estos eventos es fundamental la supervisión permanente por parte de los adultos y, en caso de que se produzca el accidente, es importante estar preparados para actuar de manera adecuada.
Primeros auxilios

  1. 1. Colocar la zona afectada bajo un chorro de agua fría, sin tratar de lavar (no usar jabón o crema) ni tampoco raspar para sacar los restos de ropa adheridas a la piel.
  2. 2. Cubrir la herida con un apósito o tela limpia. No tocar la zona, para evitar infecciones y jamás reventar las ampollas. Una toalla limpia y mojada sirve para envolver la zona afectada.
  3. 3. Tomar un analgésico para calmar el dolor. En el caso de los niños, seguir indicaciones del pediatra.
  4. 4. Acudir de inmediato al servicio de urgencia.


Tratamiento
La evolución y consecuencias de las quemaduras por líquidos o artefactos calientes en el cuerpo van a depender de la profundidad, ubicación y tamaño de la lesión. Cuando son superficiales tipo A (epidermis), la piel se coloca de un color rojo y se torna caliente. Visualmente, parecen quemaduras solares.
Las intermedias afectan a la dermis (tipo A-B) e involucran un mayor daño de la piel. Suelen aparecer zonas ampolladas, sin embargo, si el tratamiento es realizado correctamente no se producen secuelas.

Prevención
Las medidas preventivas para quemaduras caseras ayudan a evitar el riesgo potencial en el hogar. Por eso es importante que:

  • Los niños no entren a la cocina solos. Todo lo que se ubica allí es llamativo para ellos por su uso o color. Por ejemplo, si el horno está a la altura del menor, jamás usar este en su presencia.
  • Al cocinar, se deben ocupar los quemadores traseros para evitar que el niño alcance el mango de las ollas o sartenes.
  • Al preparar la tina para el baño, controlar que la temperatura sea la adecuada antes de sentar al pequeño.
  • Al alimentar al niño, asegurarse de que la temperatura de los alimentos sea la adecuada.
  • Evitar el uso de bolsas de aguas calientes, o bien, utilizar solo para calentar la cama y retirarlos al acostar, ya que se pueden reventar mientras duermen.
  • El hervidor debe permanecer fuera del alcance de los niños. Contar con un cable corto y con la tapa en buen estado debido a que, a veces, al caerse, esta no se abre y la lesión es menor.
  • Jamás tener a un niño en brazos mientras se esté consumiendo líquidos calientes o cocinando.


No dude en visitarnos, para una experiencia con más salud.
Le esperamos.


Enlaces Relacionados

Formulario de Contacto